El Vocero Hispano Logo

Ultimas Noticias

Es tiempo de cambiar

02 abril 2023

Por Andrés Abreu

Todos, sino la mayoría de nosotros, vimos en la televisión el lunes 27 de marzo a decenas de niños salir de la escuela privada Covenant, de Nashville, Tennessee de la iglesia Presbiteriana, agarrados de la mano como si se protegieran de las balas de una escena de Guerra.

Seis personas perdieron la vida, tres niños y tres adultos, cuando una joven cargada de frustraciones, probablemente justificadas, con armas de Guerra entró al recinto escolar a matar a cuanto vivo se interpusiera a su paso.

¿Puede ser esa la escena de una escuela primaria e intermedia en un país que se dice desarrollado? NO, porque Estados Unidos no lo es. Es la primera economía del mundo; es el país militarmente más poderoso; es el país de mayores avances tecnológicos y científicos, pero humanamente está más cerca de la barbarie que del desarrollo.  Es el país que más invasiones hace a otros países; es el que más personas asesina legalmente con la pena de muerte; es el que tiene más ciudadanos encarcelados y es el de la mayor tasa de homicidio del mundo supuestamente desarrollado.  Es el de la mayor población carcelaria del mundo; es el que, al igual que otros subdesarrollados, le niega el acceso a la salud gratuita a sus ciudadanos; es el que más muertes provoca en el planeta y el que menos protege al planeta del calentamiento global.  Es el que más impunidad da a los responsables de genocidios y al mismo tiempo el que más violaciones a los derechos comete. ¿Qué eso no es verdad? Pasemos a los datos y los hechos:

Estados Unidos ha realizado 35 invasiones a países latinoamericanos en el siglo pasado y más de una decena en países como Corea, Vietnam, Camboya, Filipinas, El Congo, Somalia y Etiopía.

En este siglo invadió a Irak, Afganistán, Serbia, Siria y Libia.  En cada una ha dejado decenas de miles de muertos civiles, tres millones en Vietnam, cien mil en Corea.  Es el único país del mundo que ha matado a más de cien mil personas en minutos con las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki en 1945.

Entre el 2020 y la fecha en que se escribe este editorial han sido ejecutadas 54 personas, la mayoría de ellas afroamericanos y otras minorías étnicas incluyendo una mujer

Tiene una prisión ilegal en Guantánamo, Cuba; y mantuvo por varios años la de Abu Ghraib, de Irak, donde se torturó y se tortura aún a los prisioneros. Persigue a periodistas como el fundador de Wikileaks, Julian Assange, por denunciar estos y otros crímenes de guerra cometidos en Irak.

Es junto a China, el mayor envenenador de la atmósfera terrestre con la emisión de gases de invernadero.

Hay en Estados Unidos 400 mil armas más que habitantes, es decir, 490 millones de armas en un país de 350 millones de habitantes.  Es el país en el que más armas se venden al público y que menos regulaciones establece para que éste las adquiera.

Estados Unidos tiene cerca de 800 bases militares desplegadas en el mundo y en los medios les llama héroes a los soldados que son enviados a las guerras que no tienen nada que ver con la defensa nacional. Los dramas de la familia al regreso de los soldados que muestra constantemente la televisión hacen un monumento al militarismo, a la guerra y a la violencia.

Todo esto nos explica el por qué ocurren tantas matanzas masivas en lugares públicos y por qué tanta gente muere de manera violenta

Si Estados Unidos controlará la venta de armas y redujera su presupuesto militar a lo estrictamente necesario para proteger el país y destinará la enorme cantidad que se ahorraría en el bienestar de sus ciudadanos,  las familias americanas no tuvieran que vivir en el estrés de trabajar en varios lugares al mismo tiempo para sobrevivir, tuvieran más tiempo para dedicar a sus hijos; cuidaran más de su salud porque el gobierno les cubriría los gastos como ocurre en Canadá y los países de Europa, y los graduados de la secundaria no tuvieran miedo de endeudarse de por vida al hacer una carrera.  Tendríamos más profesionales, más personas criadas en el calor del hogar, mentalmente sanas, y en consecuencia, menos violencia y ningún asesinato de niños en las escuelas.